Cómo “hacerse rico” perdiendo dinero (Univision)

Detrás de la pantalla de su computadora, tablet o móvil hay ejércitos completos de gente cuyo único fin es separarlo de su dinero… y sin darle nada a cambio.

1. Del diario de un hombre que parecía creerlo todo:

Esa fría mañana revisé mi computadora, café en mano, y encontré un mensaje privado por Facebook de Aisha Morena Gaddafi, hija de Muammar Gaddafi (el finado ex dictador libio). Nos presentamos mutuamente. Inquirí: ¿Dónde vives? Me dijo que en Ghana, África. En paralelo revisé Google y cotejé que Aisha Morena Gaddafi es en efecto la hija del ex hombre fuerte de Libia y la foto correspondía. ¿Profesión? Le di la mía (médico veterinario), Aisha me contó que era economista. Aclaró que necesitaba mi información para ver si podía confiar en mí.

Pero sin más confió y fue directo al grano (dorado): “Estoy buscando un socio que me asista en mi compañía de inversión en oro aquí en Ghana”. ¿Y qué pinto yo allí? Pues muy sencillo, me explicó: “El año pasado sacamos 65 kilos de oro, pero lo vendimos para pagar costos de mano de obra y maquinaria. Necesito a alguien que invierta seriamente con nosotros.”

Pregunté de cuánto estaba hablando. Me dijo de $75.000 por un cargamento cuyo valor era de $3 millones. Ellos me mandaban el cargamento a EE.UU. y, una vez vendido, me quedaba con 30% ($900.000). Le dije que solo podía invertir $40.000 y Aisha me respondió que por supuesto: “No problem!” Entonces me pidió mi dirección de email para mandarme una carta compromiso hecha por su abogado. Y así fue, le puse una firma digital y se la devolví. Todo arreglado.

Ahora ¿cómo le pagaba los $40.000? Me instruyó que, para acelerar el proceso, me daría el nombre de 10 de sus empleados y que, en vez de hacerle una costosa transferencia bancaria, le pagara vía Western Union $4.000 a cada uno. Acepté de inmediato.

Me hizo llegar los 10 nombres (por ejemplo: Iyede Oyies Nathaniel; Ogodo Christian; Okugue Samson), le informé que haría los pagos a través del website. Le pregunté que cuándo recibiría mi 30% y Aisha me regañó, lógicamente, por lo apurado y ambicioso que me mostraba. Después de todo ¡era la hija de un difunto mandatario del África mediterránea! Tenían que vender el oro primero, qué impaciente. En fin, busqué un par de websites, introduje los nombres y ¡voilá!

2. ¡Es con usted!

Primero fueron las cartas que nos informaban de un mandatario africano depuesto y necesitado de sacar varios millones de dólares de Nigeria, Ghana o Zambia. Casualmente alguien pensó en usted y por eso le pide el favor de recibir, por decir algo, $20 millones en su cuenta para que se los entreguen a este señor que no conoce, cuando escape de África, y se quede usted con un jugoso porcentaje.

Dado que el esquema se hizo muy conocido, vinieron las loterías en las que usted no participa pero gana una millonada. ¡Eso sí es suerte! Encima lo presionan para que “cobre”. Con unos pocos trámites, le prometen suficientes dólares para vivir como un rey el resto de su vida.

Como no todo en la vida es dinero, surgió un ejército de modelos de pasarela dispuestas a tener sexo con hombres pobres y desconocidos por la sencilla razón de que vieron su foto en Facebook y se enamoraron.

Ahora ¿quiénes creen esto? Pues parece que mucha gente, a juzgar por los números. Según Ultrascan, una organización holandesa que sigue las estafas en línea desde 2003, sobre la famosa “carta Nigeriana” o “Fraude 419” (por el número del artículo de la Ley que trata el asunto en ese país africano donde se originaron) se han identificado al menos 85 mil perpetradores fuera de Nigeria, pero solo 22,6 mil (26,5%) han sido reportados a la policía.

Siga leyendo el artículo en Univision Noticias

Conversemos

Comentarios

Be the first to comment on "Cómo “hacerse rico” perdiendo dinero (Univision)"

Leave a comment